Alimenta tu vida de la Palabra de Dios y recibe vida eterna. Cada día la actualizaremos para su lectura.
"No solo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios." Jesús.
San Mateo 4:4

sábado, 16 de junio de 2018

DIA 16 DE JUNIO - PROVERBIOS 1-3

 

Capítulo 1    
Tema y propósito del libro


Los proverbios de Salomón, hijo de David, rey de Israel. 

Para entender sabiduría y doctrina, Para conocer razones prudentes, 

Para recibir el consejo de prudencia, Justicia, juicio y equidad; 

Para dar sagacidad a los simples, Y a los jóvenes inteligencia y cordura. 

Oirá el sabio, y aumentará el saber, Y el entendido adquirirá consejo, 

Para entender proverbio y declaración, Palabras de sabios, y sus dichos profundos. 

El principio de la sabiduría es el temor de Jehová; Los insensatos desprecian la sabiduría y la enseñanza. 

Oye,hijo mío, la instrucción de tu padre, Y no desprecies la dirección de tu madre; 

Porque adorno de gracia serán a tu cabeza, Y collares a tu cuello. 
10 
Hijo mío, si los pecadores te quisieren engañar, No consientas. 
11 
Si dijeren: Ven con nosotros; Pongamos asechanzas para derramar sangre, Acechemos sin motivo al inocente; 
12 
Los tragaremos vivos como el Seol, Y enteros, como los que caen en un abismo; 
13 
Hallaremos riquezas de toda clase, Llenaremos nuestras casas de despojos; 
14 
Echa tu suerte entre nosotros; Tengamos todos una bolsa,— 
15 
Hijo mío, no andes en camino con ellos. Aparta tu pie de sus veredas, 
16 
Porque sus pies corren hacia el mal, Y van presurosos a derramar sangre. 
17 
Porque en vano se tenderá la red Ante los ojos de toda ave; 
18 
Pero ellos a su propia sangre ponen asechanzas, Y a sus almas tienden lazo. 
19 
Tales son las sendas de todo el que es dado a la codicia, La cual quita la vida de sus poseedores. 
20 
La sabiduría clama en las calles, Alza su voz en las plazas; 
21 
Clama en los principales lugares de reunión; En las entradas de las puertas de la ciudad dice sus razones. 
22 
¿Hasta cuándo, oh simples, amaréis la simpleza, Y los burladores desearán el burlar, Y los insensatos aborrecerán la ciencia? 
23 
Volveos a mi reprensión; He aquí yo derramaré mi espíritu sobre vosotros, Y os haré saber mis palabras. 
24 
Por cuanto llamé, y no quisisteis oír, Extendí mi mano, y no hubo quien atendiese, 
25 
Sino que desechasteis todo consejo mío Y mi reprensión no quisisteis, 
26 
También yo me reiré en vuestra calamidad, Y me burlaré cuando os viniere lo que teméis; 
27 
Cuando viniere como una destrucción lo que teméis, Y vuestra calamidad llegare como un torbellino; Cuando sobre vosotros viniere tribulación y angustia. 
28 
Entonces me llamarán, y no responderé; Me buscarán de mañana, y no me hallarán. 
29 
Por cuanto aborrecieron la sabiduría, Y no escogieron el temor de Jehová, 
30 
Ni quisieron mi consejo, Y menospreciaron toda reprensión mía, 
31 
Comerán del fruto de su camino, Y serán hastiados de sus propios consejos. 
32 
Porque el desvío de los ignorantes los matará, Y la prosperidad de los necios los echará a perder; 
33 
Mas el que me oyere, habitará confiadamente Y vivirá tranquilo, sin temor del mal. 

Capítulo 2    
Resultados de aceptar la sabiduría


Hijo mío, si recibieres mis palabras, Y mis mandamientos guardares dentro de ti, 

Haciendo estar atento tu oído a la sabiduría; Si inclinares tu corazón a la prudencia, 

Si clamares a la inteligencia, Y a la prudencia dieres tu voz; 

Si como a la plata la buscares, Y la escudriñares como a tesoros, 

Entonces entenderás el temor de Jehová, Y hallarás el conocimiento de Dios. 

Porque Jehová da la sabiduría, Y de su boca viene el conocimiento y la inteligencia. 

El provee de sana sabiduría a los rectos; Es escudo a los que caminan rectamente. 

Es el que guarda las veredas del juicio, Y preserva el camino de sus santos. 

Entonces entenderás justicia, juicio Y equidad, y todo buen camino. 
10 
Cuando la sabiduría entrare en tu corazón, Y la ciencia fuere grata a tu alma, 
11 
La discreción te guardará; Te preservará la inteligencia, 
12 
Para librarte del mal camino, De los hombres que hablan perversidades, 
13 
Que dejan los caminos derechos, Para andar por sendas tenebrosas; 
14 
Que se alegran haciendo el mal, Que se huelgan en las perversidades del vicio; 
15 
Cuyas veredas son torcidas, Y torcidos sus caminos. 
16 
Serás librado de la mujer extraña, De la ajena que halaga con sus palabras, 
17 
La cual abandona al compañero de su juventud, Y se olvida del pacto de su Dios. 
18 
Por lo cual su casa está inclinada a la muerte, Y sus veredas hacia los muertos; 
19 
Todos los que a ella se lleguen, no volverán, Ni seguirán otra vez los senderos de la vida. 
20 
Así andarás por el camino de los buenos, Y seguirás las veredas de los justos; 
21 
Porque los rectos habitarán la tierra, Y los perfectos permanecerán en ella, 
22 
Mas los impíos serán cortados de la tierra, Y los prevaricadores serán de ella desarraigados. 

Capítulo 3   


Hijo mío, no te olvides de mi ley, Y tu corazón guarde mis mandamientos; 

Porque largura de días y años de vida Y paz te aumentarán. 

Nunca se aparten de ti la misericordia y la verdad; Atalas a tu cuello, Escríbelas en la tabla de tu corazón; 

Y hallarás gracia y buena opinión Ante los ojos de Dios y de los hombres. 

Fíate de Jehová de todo tu corazón, Y no te apoyes en tu propia prudencia. 

Reconócelo en todos tus caminos, Y él enderezará tus veredas. 

No seas sabio en tu propia opinión; Teme a Jehová, y apártate del mal; 

Porque será medicina a tu cuerpo, Y refrigerio para tus huesos. 

Honra a Jehová con tus bienes, Y con las primicias de todos tus frutos; 
10 
Y serán llenos tus graneros con abundancia, Y tus lagares rebosarán de mosto. 
11 
No menosprecies, hijo mío, el castigo de Jehová, Ni te fatigues de su corrección; 
12 
Porque Jehová al que ama castiga, Como el padre al hijo a quien quiere. 
13 
Bienaventurado el hombre que halla la sabiduría, Y que obtiene la inteligencia; 
14 
Porque su ganancia es mejor que la ganancia de la plata, Y sus frutos más que el oro fino. 
15 
Más preciosa es que las piedras preciosas; Y todo lo que puedes desear, no se puede comparar a ella. 
16 
Largura de días está en su mano derecha; En su izquierda, riquezas y honra. 
17 
Sus caminos son caminos deleitosos, Y todas sus veredas paz. 
18 
Ella es árbol de vida a los que de ella echan mano, Y bienaventurados son los que la retienen. 
19 
Jehová con sabiduría fundó la tierra; Afirmó los cielos con inteligencia. 
20 
Con su ciencia los abismos fueron divididos, Y destilan rocío los cielos. 
21 
Hijo mío, no se aparten estas cosas de tus ojos; Guarda la ley y el consejo, 
22 
Y serán vida a tu alma, Y gracia a tu cuello. 
23 
Entonces andarás por tu camino confiadamente, Y tu pie no tropezará. 
24 
Cuando te acuestes, no tendrás temor, Sino que te acostarás, y tu sueño será grato. 
25 
No tendrás temor de pavor repentino, Ni de la ruina de los impíos cuando viniere, 
26 
Porque Jehová será tu confianza, Y él preservará tu pie de quedar preso. 
27 
No te niegues a hacer el bien a quien es debido, Cuando tuvieres poder para hacerlo. 
28 
No digas a tu prójimo: Anda, y vuelve, Y mañana te daré, Cuando tienes contigo qué darle. 
29 
No intentes mal contra tu prójimo Que habita confiado junto a ti. 
30 
No tengas pleito con nadie sin razón, Si no te han hecho agravio. 
31 
No envidies al hombre injusto, Ni escojas ninguno de sus caminos. 
32 
Porque Jehová abomina al perverso; Mas su comunión íntima es con los justos. 
33 
La maldición de Jehová está en la casa del impío, Pero bendecirá la morada de los justos. 
34 
Ciertamente él escarnecerá a los escarnecedores, Y a los humildes dará gracia. 
35 
Los sabios heredarán honra, Mas los necios llevarán ignominia. 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

➥ Entrando al Reino de los Cielos

➥ Entrando al Reino de los Cielos

Ingresa con tu familia al reino de los cielos a través de esta oración

Haz esta oración y sé salvo y sano espiritualmente:

Repite con nosotros:

Padre y Dios mío, vengo a ti, no puedo más, estoy tan cansado/a, me siento mal, tengo mil problemas, te necesito, ayúdame por favor, creo en tí, aunque no te vea o no te sienta, perdóname por mis pecados, me arrepiento por estar lejos de ti, te pido que me perdones, a través de tu Hijo Jesucristo, lo recibo a él en mi corazón, entra Jesús en mi, tu eres mi salvador, hazme una nueva persona, lléname de tu Espíritu Santo, de tu Palabra, de tu bendición, cámbiame, mejora mi vida, mi familia, mi economía, por favor te lo pido, ten piedad de mi oh Dios, yo te doy gracias, te alabo y te bendigo, y te daré toda la gloria, la honra y la alabanza. Amén.