Alimenta tu vida de la Palabra de Dios y recibe vida eterna. Cada día la actualizaremos para su lectura.
"No solo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios." Jesús.
San Mateo 4:4

martes, 8 de mayo de 2018

DIA 8 DE MAYO - SALMO 82-84


Capítulo 82     

Reprensión a los jueces injustos

1
Dios está en la reunión de los dioses; En medio de los dioses juzga.
2
¿Hasta cuándo juzgaréis injustamente, Y aceptaréis las personas de los impíos? Selah
3
Defended al débil y al huérfano; Haced justicia al afligido y al menesteroso.
4
Librad al afligido y al necesitado; Libradlo de mano de los impíos.
5
No saben, no entienden, Andan en tinieblas; Tiemblan todos los cimientos de la tierra.
6
Yo dije: Vosotros sois dioses, Y todos vosotros hijos del Altísimo;
7
Pero como hombres moriréis, Y como cualquiera de los príncipes caeréis.
8
Levántate, oh Dios, juzga la tierra; Porque tú heredarás todas las naciones.

Capítulo 83     

Súplica contra las naciones hostiles

1
Oh Dios, no guardes silencio; No calles, oh Dios, ni te estés quieto.
2
Porque he aquí que rugen tus enemigos, Y los que te aborrecen alzan cabeza.
3
Contra tu pueblo han consultado astuta y secretamente, Y han entrado en consejo contra tus protegidos.
4
Han dicho: Venid, y destruyámoslos para que no sean nación, Y no haya más memoria del nombre de Israel.
5
Porque se confabulan de corazón a una, Contra ti han hecho alianza
6
Las tiendas de los edomitas y de los ismaelitas, Moab y los agarenos;
7
Gebal, Amón y Amalec, Los filisteos y los habitantes de Tiro.
8
También el asirio se ha juntado con ellos; Sirven de brazo a los hijos de Lot. Selah
9
Hazles como a Madián, Como a Sísara, como a Jabín en el arroyo de Cisón;
10
Que perecieron en Endor, Fueron hechos como estiércol para la tierra.
11
Pon a sus capitanes como a Oreb y a Zeeb; Como a Zeba y a Zalmuna a todos sus príncipes,
12
Que han dicho: Heredemos para nosotros Las moradas de Dios.
13
Dios mío, ponlos como torbellinos, Como hojarascas delante del viento,
14
Como fuego que quema el monte, Como llama que abrasa el bosque.
15
Persíguelos así con tu tempestad, Y atérralos con tu torbellino.
16
Llena sus rostros de vergüenza, Y busquen tu nombre, oh Jehová.
17
Sean afrentados y turbados para siempre; Sean deshonrados, y perezcan.
18
Y conozcan que tu nombre es Jehová; Tú solo Altísimo sobre toda la tierra.

Capítulo 84     

Anhelo por la casa de Dios


1
¡Cuán amables son tus moradas, oh Jehová de los ejércitos!
2
Anhela mi alma y aun ardientemente desea los atrios de Jehová; Mi corazón y mi carne cantan al Dios vivo.
3
Aun el gorrión halla casa, Y la golondrina nido para sí, donde ponga sus polluelos, Cerca de tus altares, oh Jehová de los ejércitos, Rey mío, y Dios mío.
4
Bienaventurados los que habitan en tu casa; Perpetuamente te alabarán. Selah
5
Bienaventurado el hombre que tiene en ti sus fuerzas, En cuyo corazón están tus caminos.
6
Atravesando el valle de lágrimas lo cambian en fuente, Cuando la lluvia llena los estanques.
7
Irán de poder en poder; Verán a Dios en Sion.
8
Jehová Dios de los ejércitos, oye mi oración; Escucha, oh Dios de Jacob. Selah
9
Mira, oh Dios, escudo nuestro, Y pon los ojos en el rostro de tu ungido.
10
Porque mejor es un día en tus atrios que mil fuera de ellos. Escogería antes estar a la puerta de la casa de mi Dios, Que habitar en las moradas de maldad.
11
Porque sol y escudo es Jehová Dios; Gracia y gloria dará Jehová. No quitará el bien a los que andan en integridad.
12
Jehová de los ejércitos, Dichoso el hombre que en ti confía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

➥ Entrando al Reino de los Cielos

➥ Entrando al Reino de los Cielos

Ingresa con tu familia al reino de los cielos a través de esta oración

Haz esta oración y sé salvo y sano espiritualmente:

Repite con nosotros:

Padre y Dios mío, vengo a ti, no puedo más, estoy tan cansado/a, me siento mal, tengo mil problemas, te necesito, ayúdame por favor, creo en tí, aunque no te vea o no te sienta, perdóname por mis pecados, me arrepiento por estar lejos de ti, te pido que me perdones, a través de tu Hijo Jesucristo, lo recibo a él en mi corazón, entra Jesús en mi, tu eres mi salvador, hazme una nueva persona, lléname de tu Espíritu Santo, de tu Palabra, de tu bendición, cámbiame, mejora mi vida, mi familia, mi economía, por favor te lo pido, ten piedad de mi oh Dios, yo te doy gracias, te alabo y te bendigo, y te daré toda la gloria, la honra y la alabanza. Amén.