Alimenta tu vida de la Palabra de Dios y recibe vida eterna. Cada día la actualizaremos para su lectura.
"No solo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios." Jesús.
San Mateo 4:4

miércoles, 16 de mayo de 2018

DIA 16 DE MAYO - SALMO 106-108


Capítulo 106      

Confesión de los fracasos de Israel


1
Aleluya. Alabad a Jehová, porque él es bueno; Porque para siempre es su misericordia.
2
¿Quién expresará las poderosas obras de Jehová? ¿Quién contará sus alabanzas?
3
Dichosos los que guardan juicio, Los que hacen justicia en todo tiempo.
4
Acuérdate de mí, oh Jehová, según tu benevolencia para con tu pueblo; Visítame con tu salvación,
5
Para que yo vea el bien de tus escogidos, Para que me goce en la alegría de tu nación, Y me gloríe con tu heredad.
6
Pecamos nosotros, como nuestros padres; Hicimos iniquidad, hicimos impiedad.
7
Nuestros padres en Egipto no entendieron tus maravillas; No se acordaron de la muchedumbre de tus misericordias, Sino que se rebelaron junto al mar, el Mar Rojo.
8
Pero él los salvó por amor de su nombre, Para hacer notorio su poder.
9
Reprendió al Mar Rojo y lo secó, Y les hizo ir por el abismo como por un desierto.
10
Los salvó de mano del enemigo, Y los rescató de mano del adversario.
11
Cubrieron las aguas a sus enemigos; No quedó ni uno de ellos.
12
Entonces creyeron a sus palabras Y cantaron su alabanza.
13
Bien pronto olvidaron sus obras; No esperaron su consejo.
14
Se entregaron a un deseo desordenado en el desierto; Y tentaron a Dios en la soledad.
15
Y él les dio lo que pidieron; Mas envió mortandad sobre ellos.
16
Tuvieron envidia de Moisés en el campamento, Y contra Aarón, el santo de Jehová.
17
Entonces se abrió la tierra y tragó a Datán, Y cubrió la compañía de Abiram.
18
Y se encendió fuego en su junta; La llama quemó a los impíos.
19
Hicieron becerro en Horeb, Se postraron ante una imagen de fundición.
20
Así cambiaron su gloria Por la imagen de un buey que come hierba.
21
Olvidaron al Dios de su salvación, Que había hecho grandezas en Egipto,
22
Maravillas en la tierra de Cam, Cosas formidables sobre el Mar Rojo.
23
Y trató de destruirlos, De no haberse interpuesto Moisés su escogido delante de él, A fin de apartar su indignación para que no los destruyese.
24
Pero aborrecieron la tierra deseable; No creyeron a su palabra,
25
Antes murmuraron en sus tiendas, Y no oyeron la voz de Jehová.
26
Por tanto, alzó su mano contra ellos Para abatirlos en el desierto,
27
Y humillar su pueblo entre las naciones, Y esparcirlos por las tierras.
28
Se unieron asimismo a Baal-peor, Y comieron los sacrificios de los muertos.
29
Provocaron la ira de Dios con sus obras, Y se desarrolló la mortandad entre ellos.
30
Entonces se levantó Finees e hizo juicio, Y se detuvo la plaga;
31
Y le fue contado por justicia De generación en generación para siempre.
32
También le irritaron en las aguas de Meriba; Y le fue mal a Moisés por causa de ellos,
33
Porque hicieron rebelar a su espíritu, Y habló precipitadamente con sus labios.
34
No destruyeron a los pueblos Que Jehová les dijo;
35
Antes se mezclaron con las naciones, Y aprendieron sus obras,
36
Y sirvieron a sus ídolos, Los cuales fueron causa de su ruina.
37
Sacrificaron sus hijos y sus hijas a los demonios,
38
Y derramaron la sangre inocente, la sangre de sus hijos y de sus hijas, Que ofrecieron en sacrificio a los ídolos de Canaán,
Y la tierra fue contaminada con sangre.
39
Se contaminaron así con sus obras, Y se prostituyeron con sus hechos.
40
Se encendió, por tanto, el furor de Jehová sobre su pueblo, Y abominó su heredad;
41
Los entregó en poder de las naciones, Y se enseñorearon de ellos los que les aborrecían.
42
Sus enemigos los oprimieron, Y fueron quebrantados debajo de su mano.
43
Muchas veces los libró; Mas ellos se rebelaron contra su consejo, Y fueron humillados por su maldad.
44
Con todo, él miraba cuando estaban en angustia, Y oía su clamor;
45
Y se acordaba de su pacto con ellos, Y se arrepentía conforme a la muchedumbre de sus misericordias.
46
Hizo asimismo que tuviesen de ellos misericordia todos los que los tenían cautivos.
47
Sálvanos, Jehová Dios nuestro, Y recógenos de entre las naciones, Para que alabemos tu santo nombre, Para que nos gloriemos en tus alabanzas.
48
Bendito Jehová Dios de Israel, Desde la eternidad y hasta la eternidad; Y diga todo el pueblo, Amén. Aleluya.

Capítulo 107     

Salmo de gratitud por la liberación

1
Alabad a Jehová, porque él es bueno; Porque para siempre es su misericordia.
2
Díganlo los redimidos de Jehová, Los que ha redimido del poder del enemigo,
3
Y los ha congregado de las tierras, Del oriente y del occidente, Del norte y del sur.
4
Anduvieron perdidos por el desierto, por la soledad sin camino, Sin hallar ciudad en donde vivir.
5
Hambrientos y sedientos, Su alma desfallecía en ellos.
6
Entonces clamaron a Jehová en su angustia, Y los libró de sus aflicciones.
7
Los dirigió por camino derecho, Para que viniesen a ciudad habitable.
8
Alaben la misericordia de Jehová, Y sus maravillas para con los hijos de los hombres.
9
Porque sacia al alma menesterosa, Y llena de bien al alma hambrienta.
10
Algunos moraban en tinieblas y sombra de muerte, Aprisionados en aflicción y en hierros,
11
Por cuanto fueron rebeldes a las palabras de Jehová, Y aborrecieron el consejo del Altísimo.
12
Por eso quebrantó con el trabajo sus corazones; Cayeron, y no hubo quien los ayudase.
13
Luego que clamaron a Jehová en su angustia, Los libró de sus aflicciones;
14
Los sacó de las tinieblas y de la sombra de muerte, Y rompió sus prisiones.
15
Alaben la misericordia de Jehová, Y sus maravillas para con los hijos de los hombres.
16
Porque quebrantó las puertas de bronce, Y desmenuzó los cerrojos de hierro.
17
Fueron afligidos los insensatos, a causa del camino de su rebelión Y a causa de sus maldades;
18
Su alma abominó todo alimento, Y llegaron hasta las puertas de la muerte.
19
Pero clamaron a Jehová en su angustia, Y los libró de sus aflicciones.
20
Envió su palabra, y los sanó, Y los libró de su ruina.
21
Alaben la misericordia de Jehová, Y sus maravillas para con los hijos de los hombres;
22
Ofrezcan sacrificios de alabanza, Y publiquen sus obras con júbilo.
23
Los que descienden al mar en naves, Y hacen negocio en las muchas aguas,
24
Ellos han visto las obras de Jehová, Y sus maravillas en las profundidades.
25
Porque habló, e hizo levantar un viento tempestuoso, Que encrespa sus ondas.
26
Suben a los cielos, descienden a los abismos; Sus almas se derriten con el mal.
27
Tiemblan y titubean como ebrios, Y toda su ciencia es inútil.
28
Entonces claman a Jehová en su angustia, Y los libra de sus aflicciones.
29
Cambia la tempestad en sosiego, Y se apaciguan sus ondas.
30
Luego se alegran, porque se apaciguaron; Y así los guía al puerto que deseaban.
31
Alaben la misericordia de Jehová, Y sus maravillas para con los hijos de los hombres.
32
Exáltenlo en la congregación del pueblo, Y en la reunión de ancianos lo alaben.
33
El convierte los ríos en desierto, Y los manantiales de las aguas en sequedales;
34
La tierra fructífera en estéril, Por la maldad de los que la habitan.
35
Vuelve el desierto en estanques de aguas, Y la tierra seca en manantiales.
36
Allí establece a los hambrientos, Y fundan ciudad en donde vivir.
37
Siembran campos, y plantan viñas, Y rinden abundante fruto.
38
Los bendice, y se multiplican en gran manera; Y no disminuye su ganado.
39
Luego son menoscabados y abatidos A causa de tiranía, de males y congojas.
40
El esparce menosprecio sobre los príncipes, Y les hace andar perdidos, vagabundos y sin camino.
41
Levanta de la miseria al pobre, Y hace multiplicar las familias como rebaños de ovejas.
42
Véanlo los rectos, y alégrense, Y todos los malos cierren su boca.
43
¿Quién es sabio y guardará estas cosas, Y entenderá las misericordias de Jehová?

Capítulo 108     

La liberación divina

1
Mi corazón está dispuesto, oh Dios; Cantaré y entonaré salmos; esta es mi gloria.
2
Despiértate, salterio y arpa; Despertaré al alba.
3
Te alabaré, oh Jehová, entre los pueblos; A ti cantaré salmos entre las naciones.
4
Porque más grande que los cielos es tu misericordia, Y hasta los cielos tu verdad.
5
Exaltado seas sobre los cielos, oh Dios, Y sobre toda la tierra sea enaltecida tu gloria.
6
Para que sean librados tus amados, Salva con tu diestra y respóndeme.
7
Dios ha dicho en su santuario: Yo me alegraré; Repartiré a Siquem, y mediré el valle de Sucot.
8
Mío es Galaad, mío es Manasés, Y Efraín es la fortaleza de mi cabeza; Judá es mi legislador.
9
Moab, la vasija para lavarme; Sobre Edom echaré mi calzado; Me regocijaré sobre Filistea.
10
¿Quién me guiará a la ciudad fortificada? ¿Quién me guiará hasta Edom?
11
¿No serás tú, oh Dios, que nos habías desechado, Y no salías, oh Dios, con nuestros ejércitos?
12
Danos socorro contra el adversario, Porque vana es la ayuda del hombre.
13
En Dios haremos proezas, Y él hollará a nuestros enemigos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

➥ Entrando al Reino de los Cielos

➥ Entrando al Reino de los Cielos

Ingresa con tu familia al reino de los cielos a través de esta oración

Haz esta oración y sé salvo y sano espiritualmente:

Repite con nosotros:

Padre y Dios mío, vengo a ti, no puedo más, estoy tan cansado/a, me siento mal, tengo mil problemas, te necesito, ayúdame por favor, creo en tí, aunque no te vea o no te sienta, perdóname por mis pecados, me arrepiento por estar lejos de ti, te pido que me perdones, a través de tu Hijo Jesucristo, lo recibo a él en mi corazón, entra Jesús en mi, tu eres mi salvador, hazme una nueva persona, lléname de tu Espíritu Santo, de tu Palabra, de tu bendición, cámbiame, mejora mi vida, mi familia, mi economía, por favor te lo pido, ten piedad de mi oh Dios, yo te doy gracias, te alabo y te bendigo, y te daré toda la gloria, la honra y la alabanza. Amén.