Alimenta tu vida de la Palabra de Dios y recibe vida eterna. Cada día la actualizaremos para su lectura.
"No solo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios." Jesús.
San Mateo 4:4

sábado, 14 de abril de 2018

DIA 14 DE ABRIL - SALMO 10-12


Capítulo 10     

Clamor por causa de los impíos

1
¿Por qué estás lejos, oh Jehová, Y te escondes en el tiempo de la tribulación?
2
Con arrogancia el malo persigue al pobre; Será atrapado en los artificios que ha ideado.
3
Porque el malo se jacta del deseo de su alma, Bendice al codicioso, y desprecia a Jehová.
4
El malo, por la altivez de su rostro, no busca a Dios; No hay Dios en ninguno de sus pensamientos.
5
Sus caminos son torcidos en todo tiempo; Tus juicios los tiene muy lejos de su vista; A todos sus adversarios desprecia.
6
Dice en su corazón: No seré movido jamás; Nunca me alcanzará el infortunio.
7
Llena está su boca de maldición, y de engaños y fraude; Debajo de su lengua hay vejación y maldad.
8
Se sienta en acecho cerca de las aldeas; En escondrijos mata al inocente. Sus ojos están acechando al desvalido;
9
Acecha en oculto, como el león desde su cueva; Acecha para arrebatar al pobre; Arrebata al pobre trayéndolo a su red.
10
Se encoge, se agacha, Y caen en sus fuertes garras muchos desdichados.
11
Dice en su corazón: Dios ha olvidado; Ha encubierto su rostro; nunca lo verá.
12
Levántate, oh Jehová Dios, alza tu mano; No te olvides de los pobres.
13
¿Por qué desprecia el malo a Dios? En su corazón ha dicho: Tú no lo inquirirás.
14
Tú lo has visto; porque miras el trabajo y la vejación, para dar la recompensa con tu mano; A ti se acoge el desvalido; Tú eres el amparo del huérfano.
15
Quebranta tú el brazo del inicuo, Y persigue la maldad del malo hasta que no halles ninguna.
16
Jehová es Rey eternamente y para siempre; De su tierra han perecido las naciones.
17
El deseo de los humildes oíste, oh Jehová; Tú dispones su corazón, y haces atento tu oído,
18
Para juzgar al huérfano y al oprimido, A fin de que no vuelva más a hacer violencia el hombre de la tierra.

Capítulo 11     

Jehová, refugio del justo

1
En Jehová he confiado; ¿Cómo decís a mi alma, Que escape al monte cual ave?
2
Porque he aquí, los malos tienden el arco, Disponen sus saetas sobre la cuerda, Para asaetear en oculto a los rectos de corazón.
3
Si fueren destruidos los fundamentos, ¿Qué ha de hacer el justo?
4
Jehová está en su santo templo; Jehová tiene en el cielo su trono; Sus ojos ven, sus párpados examinan a los hijos de los hombres.
5
Jehová prueba al justo; Pero al malo y al que ama la violencia, su alma los aborrece.
6
Sobre los malos hará llover calamidades; Fuego, azufre y viento abrasador será la porción del cáliz de ellos.
7
Porque Jehová es justo, y ama la justicia; El hombre recto mirará su rostro.

Capítulo 12     

Jehová, protector de los pobres


1
Salva, oh Jehová, porque se acabaron los piadosos; Porque han desaparecido los fieles de entre los hijos de los hombres.
2
Habla mentira cada uno con su prójimo; Hablan con labios lisonjeros, y con doblez de corazón.
3
Jehová destruirá todos los labios lisonjeros, Y la lengua que habla jactanciosamente;
4
A los que han dicho: Por nuestra lengua prevaleceremos; Nuestros labios son nuestros; ¿quién es señor de nosotros?
5
Por la opresión de los pobres, por el gemido de los menesterosos, Ahora me levantaré, dice Jehová; Pondré en salvo al que por ello suspira.
6
Las palabras de Jehová son palabras limpias, Como plata refinada en horno de tierra, Purificada siete veces.
7
Tú, Jehová, los guardarás; De esta generación los preservarás para siempre.
8
Cercando andan los malos, Cuando la vileza es exaltada entre los hijos de los hombres.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

➥ Entrando al Reino de los Cielos

➥ Entrando al Reino de los Cielos

Ingresa con tu familia al reino de los cielos a través de esta oración

Haz esta oración y sé salvo y sano espiritualmente:

Repite con nosotros:

Padre y Dios mío, vengo a ti, no puedo más, estoy tan cansado/a, me siento mal, tengo mil problemas, te necesito, ayúdame por favor, creo en tí, aunque no te vea o no te sienta, perdóname por mis pecados, me arrepiento por estar lejos de ti, te pido que me perdones, a través de tu Hijo Jesucristo, lo recibo a él en mi corazón, entra Jesús en mi, tu eres mi salvador, hazme una nueva persona, lléname de tu Espíritu Santo, de tu Palabra, de tu bendición, cámbiame, mejora mi vida, mi familia, mi economía, por favor te lo pido, ten piedad de mi oh Dios, yo te doy gracias, te alabo y te bendigo, y te daré toda la gloria, la honra y la alabanza. Amén.